SANTA TERESA DE CALCUTA 09-10-2016

Cuando reflexionamos sobre la situación actual de la Iglesia, frecuentemente afirmamos que estamos viviendo unos momentos de crisis. Esta sensación nos impide ver muchas veces los grandes dones que Dios nos ha regalado durante las últimas décadas. El gran regalo de Dios a la Iglesia es la santidad de sus miembros y su gran tesoro son los santos. Si la Iglesia fuera rica y potente en sus instituciones y no tuviera frutos de santidad, en realidad sería pobre. En cambio, una Iglesia que vive santamente, aunque sea pobre en personas y en medios, posee un gran tesoro.

Hemos de agradecer a Dios que, en medio de un tiempo en el que sentimos las dificultades de la evangelización, nos haya regalado unos testimonios de santidad tan luminosos para nuestro mundo. Uno de ellos es Santa Teresa de Calcuta, canonizada por el papa Francisco hace unas semanas. Su figura resulta familiar a toda una generación de cristianos. La recordamos, por ejemplo, junto a San Juan Pablo II, quien supo ver la profundidad de su experiencia espiritual y estuvo unido a ella por una amistad sincera.

Su actividad nos resulta también conocida: entregó la vida por mostrar la luz de Cristo y saciar la sed de Dios entre los más necesitados de amor, que eran para ella los pobres de Calcuta. La congregación de las Misioneras de la Caridad, fundada por ella, continúa su obra en todo el mundo, amando a los más necesitados con el mismo amor con el que aman al Señor. Su labor fue unánimemente reconocida incluso fuera de las fronteras de la Iglesia. La concesión del premio Nobel de la paz fue el signo de la admiración que despertó su obra y el modo de realizarla.

Pero el secreto de la santidad está dentro, en el corazón, en las motivaciones, en el amor al Señor, en la obediencia a su voluntad y en la fidelidad a los compromisos, a pesar de las dificultades y oscuridades. La grandeza de esta mujer pequeña está en su camino espiritual: en el deseo de ser misionera durante su juventud, que la llevó a ingresar en la congregación de las hermanas de Loreto; en el voto privado que hizo en el año 1942 de dar a Dios cualquier cosa que le pidiera y no negarle nada; en la generosa respuesta a la «llamada dentro de la llamada» que el Señor le hizo el 10 de septiembre de 1946 durante un viaje en tren «para ir a las calles a servir a los más pobres de los pobres». No vivió esto como un proyecto suyo, sino como una llamada «para dejarlo todo y seguirle a Él a los barrios más miserables».

Fiel a su compromiso del año 1942, tuvo que tomar decisiones dolorosas y arriesgadas: abandonar la congregación a la que pertenecía y esperar el reconocimiento de la Iglesia a la nueva familia religiosa fundada por ella. Además, tuvo que pasar por la experiencia de una noche espiritual que la llevaría a una fe pura y desnuda y, en determinados momentos, a preguntarse si lo que hacía era la voluntad de Dios. Y a pesar de todo esto, fue fiel al deseo de saciar la sed de Cristo que continúa presente en nuestro mundo en aquellos que, como Él, «mueren en la pobreza absoluta, privados de todo consuelo, abandonados, despreciados y rotos en el cuerpo y en el alma».

Que el Señor nos conceda alegrarnos por este testimonio de santidad.

+ Enrique Benavent Vidal
Obispo de Tortosa