Los obispos con parroquias en la Comunitat Valenciana han celebrado una misa por el fin de la pandemia en la Basílica de la Virgen

Los Obispos con parroquias en la Comunitat Valenciana han celebrado este viernes 19 de febrero en la Basílica de la Virgen de los Desamparados, una misa por el fin de la pandemia y un Santo Rosario para rezar por los fallecidos por el COVID-19, personas enfermas y sus familias y el personal que los cuida.

Así, los obispos han rezado ante la imagen de la Mare de Déu, para pedirle su protección y amparo para todos los afectados por la crisis sanitaria en la Comunitat Valenciana.
La eucaristía, ha estado presidida por el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, y concelebrada por el obispo de Orihuela- Alicante, monseñor Jesús Murgui; el obispo de Segorbe-Castellón, monseñor Casimiro López, y el obispo de Tortosa, monseñor Enrique Benavent, a cuya diócesis pertenecen localidades del norte de la provincia de Castellón.

Igualmente, han concelebrado en ella los obispos auxiliares de Valencia, monseñores Esteban Escudero, Javier Salinas, Arturo Ros y Vicente Juan Segura.
Así, la diócesis de Valencia y las diócesis de Orihuela-Alicante, Segorbe-Castellón y Tortosa,  se han unido con dolor pero con fe y esperanza para ofrecer la Eucaristía en sufragio por todas las víctimas y personas afectadas por la crisis sanitaria y por todas las familias.